Hasta valeriana con fórmula médica

0 comentarios


Algunos productos de medicina natural dejarán de ser de venta libre. Productores dicen que las medidas son injustas.
Colombia cuenta con 9 mil tiendas naturistas, 250 distribuidores autorizados y 37 laboratorios. La industria ofrece 50 mil empleos directos. / Fotos: Gustavo Torrijos
Los miembros de la industria naturista de Colombia, un sector que genera alrededor de 50.000 empleos directos, están molestos por las nuevas condiciones a las cuales deben acogerse para poder sacar sus productos a la venta. Su preocupación ha aumentado porque, según dicen, las nuevas regulaciones impuestas por el Invima les restan competitividad y ponen en peligro su estabilidad económica.
Ya en 2004 se habían manifestado cuando el Invima les exigió a todos los laboratorios productores de medicamentos naturistas el cumplimiento de las buenas prácticas de manufactura (BPM), condición que, según Ismael Ochoa, director de la Asociación Nacional de Naturistas, supondría una inversión de entre $3.000 y $4.000 millones para cada una de las empresas productoras. El alto costo generó un cierre significativo de los laboratorios existentes en el país, que entonces eran 200, de los cuales hoy sólo quedan 37.
Ahora las reglas de juego han vuelto a cambiar y la nueva situación preocupa aún más a las agremiaciones naturistas. En mayo de este año, el Invima expidió un comunicado en el que se refirió a una reciente actualización del listado de plantas medicinales aceptadas con fines terapéuticos, que como tal obliga a los productores a modificar los usos, las contraindicaciones y las advertencias establecidas en los registros sanitarios en cada uno de los productos.
“Nuevamente se incrementan los costos”, dice María Eugenia Ávila, directora técnica del laboratorio y centro investigativo Labfarve, “la modificación de los registros sanitarios tiene un costo de $720.000 cada uno. En nuestro caso debemos cambiar aproximadamente 42, lo que implica una inversión de más de $40 millones”.
Además, estas modificaciones de registro requieren nuevas etiquetas para los productos, pues ahora deben incluir una larga lista de interacciones que, como reitera Bibiana Bueno, directora de la Federación Naturista Colombiana, “es imposible de introducir en los espacios de recipientes pequeños, como los de la valeriana”.
Pero eso no es todo, asegura Bueno. La mayor preocupación es que a partir del 14 de noviembre algunos medicamentos sólo podrán ser vendidos bajo fórmula médica. Productos de consumo oral y que generan un efecto en el sistema nervioso central, realizados a base de valeriana, sábila, diente de león, toronjil, cidrón y manzanilla, entre muchos otros, ya no serán de venta libre. Una restricción que no existe en ningún otro país del mundo y para la cual las agremiaciones de productores naturistas han pedido una explicación.
Sin embargo, la respuestas no han sido convincentes. “Son pruebas de papel y no prácticas. No se ha generado una alerta sanitaria por el uso de estos productos que justifique el cambio. Además, el sustento científico que nos dan se basa en investigaciones que ni siquiera fueron realizadas en Colombia, y lo más irónico es que muchos de esos estudios fueron los mismos que utilizaron cuando nos aprobaron los registros sanitarios en 2004”, dice María Eugenia Ávila.
Según Ismael Ochoa, esta situación dificulta la comercialización de productos ancestrales que tienen una amplia demanda en el país, pero sobre todo lleva a la disminución de empleo en los laboratorios y la reducción del portafolio de productos para las tiendas naturistas. “Sin duda, estos hechos van a ir en detrimento de la industria naturista del país y se reflejará en sus ventas, que pueden llegar a disminuir dramáticamente, hasta un 50%”, recalcó.
El Invima aún no se ha pronunciado públicamente sobre las inconformidades planteadas por la industria naturista. Hasta el momento sólo se sabe que tienen programada una reunión con los representantes el próximo lunes 8 de septiembre para aclarar dudas frente al tema.
Tomado del Espectador por : me.avella@gmail.com


Publicar un comentario