Invima: no hay norma que exija receta médica para productos naturistas

0 comentarios


El Instituto Nacional para la Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) reiteró, en un comunicado emitido al final de la tarde de este jueves, que a la fecha no existe una normatividad vigente que obligue a que nuevos productos fitoterapéuticos se comercialicen bajo fórmula médica.
Este pronunciamiento se da ante denuncias hechas por la Federación Naturista de Colombia (Fenat), en el sentido de que, a través de una resolución, la agencia regulatoria nacional había decidido que a partir de noviembre estos productos deberían ser recetados por un médico.
EL TIEMPO conoció que en la página web del Ministerio de Salud se colgó, hace varios días, un borrador de propuesta en ese sentido. Sin embargo, este fue retirado y, según fuentes del Ministerio, no hay siquiera una decisión tomada en ese sentido.
En el comunicado, el Invima señala que las plantas, en su estado natural, no son objeto de vigilancia ni reglamentación por parte de esa entidad.
No obstante aclara que la circular número 600-4188-14, dirigida a los industriales de la cadena de producción y comercialización de estos productos fitoterapéuticos (y que está disponible en el sitio web del Invima), efectivamente les solicita que actualicen la información sobre sus usos terapéuticos, así como las contraindicaciones y las advertencias de dichos productos, concediendo para ello un plazo de seis meses.
“El Invima –señala el comunicado- analizará esta información, con el fin de establecer condiciones de uso seguro de estos productos”.
De acuerdo con el Instituto, en el mercado nacional hay 196 plantas medicinales con propiedades terapéuticas reconocidas, 59 de las cuales, por su composición, podrían cumplir con la condición de venta bajo formula médica.
En ese orden de ideas, el Invima aclara que “no todos los productos de este tipoque se comercializan en el país deberán ser prescritos por un profesional de la salud, sólo aquellos que así lo indiquen en la etiqueta”.
Finalmente, el Instituto agrega que “no por ser de origen natural se debe asumir que estos productos estén carentes de riesgos para la salud, ya que algunos por su composición pueden llegar a presentar efectos secundarios, síndrome de abstinencia, delirio al interrumpir su administración y desarrollar dependencia, entre otros”.
'Nos sentimos perseguidos'
Fenat y Asonatura dicen sentirse “víctimas del Estado colombiano a través del Invima”, e insisten en que están recibiendo un trato desigual, toda vez que se les exige una información para el etiquetado de sus productos más rigurosa que a la industria de medicamentos de síntesis química de venta libre, como el acetaminofén, el ibuprofeno y el omeprazol.
También contradicen lo dicho por el Invima y aseguran tener pruebas de que sí entrará en vigencia la exigencia de fórmula médica para la venta de productos como la valeriana, la pasiflora, la guayaba, la glucosamina más condroitina y los laxantes, cuya venta en países como Estados Unidos sigue siendo libre.
Se quejan, además, de que en el proceso de construcción de normas para regular este mercado no han sido escuchados ni tenidos en cuenta.
Jaime Calderón, presidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, aseguró que para los médicos sería bueno discutir el tema en un ambiente académico y, pensando en el beneficio de la población, vería con buenos ojos una posible reglamentación.
Tomado de El Tiempo por : VIDA / SALUD


Publicar un comentario