Joven lleva 4 meses enferma después de vacunarse contra el VPH

0 comentarios


El caso puede estar asociado con los de las vacunas contra el papiloma humano en Carmen de Bolívar.

La menor de edad está ahora en cama con parálisis en piernas y brazos, tras dolencias que empezaron en abril, sin que los médicos hayan establecido el origen del mal.
Luz Nelly Lugo, su mamá, tuvo que dejar su labor de estilista para dedicarse a cuidar a la mayor de sus dos hijas. La otra tiene 11 años.
Ella había soportado en silencio todo el trajín desde que su hija enfermó, pero ahora, cuando más de un centenar de niñas estudiantes de El Carmen de Bolívar tienen males similares a los de Luisa, no duda en asociar esos padecimientos a la vacuna del virus del papiloma humano (VPH).
“En mayo del 2013 le aplicaron la vacuna y tuvo dolores de cabeza y mareos. En noviembre le pusieron la segunda dosis y empezó con dolores en las piernas y hace cinco meses quedó en silla de ruedas”, asegura Luz Nelly.
“Ahora está en cama y solo mueve los brazos –dice–; para ir al baño y todo lo demás hay que ayudarla. Ha sido sometida a diversos exámenes, con neurólogos, junta médica, y no hay nada concluyente.”
Otro caso
Una situación similar vive una niña de 11 años, estudiante de grado octavo y habitante del barrio Siete de Agosto, de Cali. Practicaba la natación y hacía parte de un grupo de teatro. Empezó con fatiga muscular y se pensó que esta era resultado de sus actividades deportivas, hasta cuando le comenzaron a doler las piernas.
“Un día se levantó y, al intentar avanzar, se fue de bruces”, cuenta Luz Tobón, su abuela. Después, empezó el calvario de citas médicas y exámenes, que aún no termina, y la menor no recupera la movilidad.
Luz Tobón y su hija, quien tiene otro hijo de 9 años, no dudan en asociar el mal a la vacuna del VPH.
Según ella, en el colegio le aplicaron la primera dosis, en junio del 2013, y la segunda, en marzo de este año, y desde ahí se le desencadenó un dolor en la espalda y las piernas. Ahora está en cama.
Luz Nelly Lugo dijo que Salucoop, la EPS a la que está afiliada, les ha prestado los servicios médicos oportunos, pero cuando la niña fue remitida a Bogotá para exámenes especializados, estos no se pudieron hacer por falta de sellos y porque la EPS no había pedido la cita.
El secretario de Salud de Tuluá, Eliecid Ávila, afirmó que solo el martes conoció el caso, se puso en contactó con la familia y se inició la investigación. Mientras tanto, aquel era reportado a la Secretaría de Salud departamental.
Según el secretario de Salud, Hárold Suárez, desde el 2012 han sido aplicadas 250.000 dosis de la vacuna.
El funcionario precisó que en la ciudad se han presentado tres eventos: dos fueron descartados como posibles efectos de la vacuna y el de la niña de 11 años está a la espera del resultado de exámenes. Agregó que no hay un estudio que diga que esos cuadros tienen que ver directamente con el VPH.
Por otra parte, en San Gil (Santander) se conocieron los casos de otras dos niñas.La Secretaría de Salud descartó que tuvieran que ver con la vacuna del virus del papiloma humano.
‘Casos de San Gil, sin relación con vacuna’
El primero que fue notificado ante la Secretaría de Salud de San Gil es el de una joven de 17 años, quien ha presentado adormecimiento en sus extremidades, fuertes dolores de cabeza y desmayo.
“El allegado de la menor que dio a conocer el caso estaba muy preocupado. Desde ahí, conformamos una unidad de análisis con especialistas para investigar qué está pasado con la menor”, afirmó Iván Mauricio Villamil, secretario de Salud del municipio.
El segundo caso es el de una joven de 13 años, que no ha sido manejado por la alcaldía. Sus síntomas son similares al de la otra adolescente y a los que presentaron las 243 niñas del Carmen de Bolívar cuando fueron internadas en un hospital.
Durante los tres días en que la menor de 17 años estuvo internada en una clínica de San Gil, los médicos encontraron una relación entre la sintomatología y un trastorno de ansiedad que tiene. Por este motivo, la paciente tuvo que ser trasladada a la Fundación Cardiovascular de Bucaramanga y sometida a atención psicológica.
“Las niñas presentan el antecedentes de la vacuna que recibieron en marzo pasado. Hemos hecho los estudios en la Unidad de Epidemiología y está ciento por ciento descartado que haya alguna relación con la vacuna”, afirmó el secretario de Salud de Santander, Juan José Rey.
En San Gil se han aplicado 4.000 dosis a la población infantil. Respecto al caso de las menores, Villamil dio un parte de tranquilidad a la población para continuar con las jornadas de vacunación que se llevan a cabo en la ciudad.
Tomado de El Tiempo por: Por:   | 


Publicar un comentario