0 comentarios


La barca de oro

A Pablo Cassiani Frutos, habitante del mundo paralelo.
En su lecho de muerto el anciano padre reúne a los varones. Les hace abrir el baúl donde guarda una vida de secretos nada mansos. Al hijo mayor entrega el libro rojo. Le pide rezar con fervor la oración de la serpiente, para que enfrente a esa que levantada le cierra el camino, impidiéndole ir a la muerte. La oración, él como nadie conoce su fuerza irrebatible. Con ella puede despejarse la puerta hacia el mundo paralelo, ya tiene deseos de descansar el peso que lleva su alma en años. La oración levantará la sombra de una serpiente que peleará con la que le cierra el camino: tiene fe en que le asesinará. Ahora el anciano padre se encuentra en la barca de oro, atravesando el río de luz. En la otra orilla su parentela con golpes de lumbalú, lo esperan.


Publicar un comentario