La eya­cu­la­ción pre­coz, causa común de conflictos de pareja

0 comentarios


Te­ne­mos que te­ner en cuen­ta que en la Na­tu­ra­le­za el hom­bre es el ani­mal que ma­yor tiem­po tar­da en eya­cu­lar. En el uni­ver­so de los ani­ma­les, da­da la ne­ta fi­na­li­dad re­pro­duc­ti­va, no pue­den de­di­car mu­cho tiem­po al coi­to fren­te a los pe­li­gros que los ro­dean. Por lo tan­to, cum­plen un rol ne­ta­men­te re­pro­duc­ti­vo en la con­duc­ta de “mon­ta”. Prác­ti­ca­men­te nin­gu­na es­pe­cie tar­da más que al­gu­nos se­gun­dos en la eya­cu­la­ción.
Pa­ra el ser hu­ma­no, has­ta ha­ce po­cas dé­ca­das, pa­re­cía ser que no era un fac­tor preo­cu­pan­te el tiem­po eya­cu­la­to­rio, in­clu­so te­ne­mos el fa­mo­so in­for­me de Kin­sey, cuan­do más rá­pi­do era la eya­cu­la­ción, ma­yor se lo con­si­de­ra­ba el con­cep­to de ma­cho.
A me­di­da que la mu­jer fue to­man­do pro­ta­go­nis­mo en nues­tra so­cie­dad y la po­si­bi­li­dad de ex­pre­sar un con­cep­to bá­si­co fun­da­men­tal que mu­chos psi­có­lo­gos y mé­di­cos de­ter­mi­nan que no es que ha­ya tan­ta can­ti­dad de mu­je­res con di­fi­cul­tad de lle­gar al or­gas­mo, si­no que hay un gran nú­me­ro de hom­bres inex­per­tos que no sa­ben lo­grar la sa­tis­fac­ción se­xual de la mu­jer. Es muy al­to el por­cen­ta­je de con­clu­sio­nes y de es­tu­dios que ha llevado a que mu­je­res anor­gás­mi­cas sean mal eva­lua­das por­que te­nían pa­re­jas en la que el hom­bre era un eya­cu­la­dor pre­coz. Hay dis­tin­tas es­ta­dís­ti­cas, pe­ro en ge­ne­ral, te­ne­mos que pen­sar que es la pa­to­lo­gía mas­cu­li­na más co­mún en el hom­bre jo­ven y que es res­pon­sa­ble de un al­to por­cen­ta­je de di­so­cia­ción de la pa­re­ja por cau­sas se­xua­les.
 
De­fi­ni­ción
 
La eya­cu­la­ción pre­coz po­dría­mos in­ten­tar de­fi­nir­la co­mo la di­fi­cul­tad de con­tro­lar la apa­ri­ción de la eya­cu­la­ción du­ran­te el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra que am­bos in­te­gran­tes de la pa­re­ja pue­dan con­cluir lo más pró­xi­mo po­si­ble con el or­gas­mo. En es­te con­cep­to da­mos un gran va­lor a los gra­dos de sa­tis­fac­ción de la pa­re­ja.
Po­dría­mos ex­pre­sar mu­chí­si­mos in­ten­tos de de­fi­ni­ción so­bre es­te te­ma que ca­da vez es más con­flic­ti­vo en la vi­da de la pa­re­ja. Lo im­por­tan­te es te­ner en cuen­ta que ve­mos a es­te te­ma co­mo un ele­men­to con­flic­ti­vo de la pa­re­ja y no del hom­bre.
 
Epi­de­mio­lo­gía
 
La pre­va­len­cia de es­ta en­fer­me­dad se si­túa en un por­cen­ta­je os­ci­lan­te, en­tre un 20% a un 30%, del to­tal de la po­bla­ción mas­cu­li­na. Siem­pre te­ne­mos la pre­cau­ción de no ba­sar­nos en es­ta­dís­ti­cas in­ter­na­cio­na­les, si­no en ex­pe­rien­cias de gru­pos de es­tu­dios de nues­tro país.
Nues­tros in­ten­tos de lle­gar a una es­ta­dís­ti­ca en nues­tro me­dio nos ha re­sul­ta­do muy di­fí­cil, y muy dis­par las ci­fras, pe­ro sí te­ne­mos la se­gu­ri­dad que ca­da vez el nú­me­ro de con­sul­tas por es­te mo­ti­vo au­men­ta en for­ma muy mar­ca­da. De allí es que tam­bién nos ha ser­vi­do pa­ra con­tem­plar la gran afec­ta­ción que tie­ne es­te te­ma en la cons­ti­tu­ción de la pa­re­ja ac­tual, en es­pe­cial, da­do el au­men­to de la in­for­ma­ción se­xual que po­see la mu­jer y que an­tes le re­sul­ta­ba im­po­si­ble de in­for­mar­se y/o com­pa­rar la ca­li­dad se­xual.
Una gran can­ti­dad de es­tu­dio­sos de es­ta pa­to­lo­gía, des­de Mas­ters John­son y Ko­lodny has­ta los úl­ti­mos es­tu­dios co­mo Grimm y co­la­bo­ra­do­res, han efec­tua­do es­tu­dios muy in­te­re­san­tes pe­ro muy en­go­rro­sos de po­der ex­pli­car al lec­tor. Por lo tan­to, va­mos a enun­ciar que hay as­pec­tos or­gá­ni­cos y as­pec­tos psi­co­ló­gi­cos muy im­por­tan­tes en es­ta te­má­ti­ca en for­ma muy sim­ple y es­que­má­ti­ca.
Or­gá­ni­cos:
Cau­sas neu­ro­ló­gi­cas:
Ex­ci­ta­bi­li­dad y sen­si­bi­li­dad.
As­pec­tos elec­tro­fi­sio­ló­gi­cos.
Re­cep­to­res se­ro­to­ni­nér­gi­cos.
Cau­sas pros­tá­ti­cas.
Pros­ta­ti­tis.
Cal­ci­fi­ca­cio­nes pros­tá­ti­cas.
Tras­tor­nos de los con­duc­tos eya­cu­la­to­rios.
Ca­su­sas hor­mo­na­les:
Oxi­to­ci­na.
Re­la­ción oxi­to­ci­na con la li­be­ra­ción de en­do­te­li­na-1/re­la­ción de ni­ve­les es­tro­gé­ni­cos.
Dis­mi­nu­ción del mag­ne­sio en el se­men.
Psi­co­ló­gi­cos:
An­sie­dad.
Es­ta­do de pá­ni­co precoi­tal.
Pér­di­da de la au­toes­ti­ma.
Com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad fren­te a su pa­re­ja.
Con­duc­tas se­xua­les:
Es­to de­pen­de de las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da pa­re­ja en par­ti­cu­lar, pe­ro des­ta­ca­mos a nues­tro en­ten­der, los si­guien­tes ítems.
Ra­pi­dez e in­ten­si­dad de la ex­ci­ta­ción.
Um­bral eya­cu­la­to­rio que de­pen­de de la ele­va­ción del re­fle­jo bul­bo ca­ver­no­so.
Ca­pa­ci­dad de con­trol.
In­hi­bi­ción del re­fle­jo de for­ma vo­lun­ta­ria.
 
Con­clu­sio­nes
 
To­dos los te­mas to­ca­dos an­te­rior­men­te ex­pli­ca­rían al­gu­nos as­pec­tos de la eya­cu­la­ción pre­coz, pe­ro nin­gu­no o la to­ta­li­dad de los mis­mos, nos dan una ex­pli­ca­ción cla­ra y con­ci­sa de por­ qué un hom­bre es eya­cu­la­dor pre­coz. Lo que nos lle­va a un mi­nu­cio­so es­tu­dio de ca­da pa­cien­te en par­ti­cu­lar pa­ra in­ten­tar un tra­ta­mien­to efec­ti­vo pa­ra el mis­mo.
Cual­quie­ra sean las for­mas clí­ni­cas de la eya­cu­la­ción pre­coz, los tra­ta­mien­tos los va­mos a ade­cuar a ca­da pa­cien­te.
 
Tra­ta­mien­to:
In­for­ma­ción y edu­ca­ción se­xual del pa­cien­te o de la pa­re­ja pa­ra dar­les la orien­ta­ción ne­ce­sa­ria de có­mo fun­cio­na el apa­ra­to ge­ni­tal fe­me­ni­no y el apa­ra­to ge­ni­tou­ri­na­rio mas­cu­li­no. Ya que es sor­pren­den­te en­con­trar el des­co­no­ci­mien­to que mu­chas ve­ces los te­ra­peu­tas su­po­ne­mos que los pa­cien­tes ya lo ten­drían.

Tomado de El diario por: Dr. Eduardo Saurina




Publicar un comentario