Desaseo en ombligo puede causar muerte de bebés: pediatra

0 comentarios


  • Es una cavidad que puede almacenar residuos, tierra y humedad
  • Las madres deben estar alerta y ante cualquier cambio en dicha zona y deben acudir inmediatamente al médico
GUADALAJARA, JALISCO (26/NOV/2014).- La falta de higiene en el ombligo del recién nacido puede originar infecciones que podrían causarle la muerte, debido a que es una cavidad que puede almacenar residuos, tierra y humedad, alertó el pediatra neonatólogo, Cesáreo González.

El médico del Hospital Materno Infantil Esperanza López Mateos destacó que "tener una higiene adecuada en cada una de las partes del cuerpo es importante para conservar la salud en óptimas condiciones".

El cordón umbilical del recién nacido, explicó, tiene la característica de ofrecerle durante la vida fetal el aporte de nutrientes y sangre oxigenada, a través de tres vasos, dos arterias y una vena.

Dichos vasos están unidos a la placenta para llevar a cabo el crecimiento y desarrollo fetal, "además están cubiertos por una gelatina que los protege", refirió el experto en el cuidado de los menores de edad.

Al nacimiento del bebé, el cordón umbilical se pinza y se corta, queda desprendido de la placenta que lo alimentó, por lo que inmediatamente se realiza profilaxis para disminuir el riesgo de infecciones.

"Durante su estancia en el hospital se tienen medidas de higiene general y de cordón en el recién nacido y, previo a su egreso, se dan las indicaciones a las madres para su cuidado", puntualizó González Bernal.

Una infección del cordón umbilical, precisó, se caracteriza por edema, enrojecimiento local en el área del cordón umbilical, "presencia de material purulento, fetidez, fiebre, malestar general y rechazo del alimento, entre otros, por lo que es importante el cuidado y la identificación temprana para su atención y manejo".

El doctor Cesáreo González afirmó que en el adulto también es importante el aseo del ombligo, por lo que aconsejó limpiar bien y con delicadeza "con un dedo, jabón y abundante agua y secarlo perfectamente y, al igual que en recién nacido, debe realizarse diariamente y con mucho cuidado para no lastimarlo e irritarlo".

En el caso de los recién nacidos, también se debe lavar con agua y jabón a diario, después "secar perfectamente, para ello deben manipularlo y asegurarse que el aseo sea en la circunferencia de la base de cordón".

"No se debe cubrir con gasa, con fajeros, con algodón ni otro material, tampoco se deben usar vendas sobre el ombligo, se debe vigilar que no haya cambios de coloración en la piel alrededor del ombligo, y que no presente edema alrededor", advirtió.

De ninguna manera debe existir secreción o fetidez; "la evolución natural es que el cordón umbilical momifique hasta caer entre la primera y segunda semana de vida, y continuar con los cuidados y vigilancia posterior a ésta".

Por lo anterior, aconsejó a las madres a estar alerta y ante cualquier cambio deben acudir inmediatamente a su médico.
 Tomado de El Informador


Publicar un comentario