Prevéngase de las molestas venas varices

0 comentarios


Aunque existen tratamientos, lo mejor es prevenirlas.


Las várices nunca vienen solas.
Es más, se anuncian con una sensación de pesadez, calambres, hormigueos, tensión e incluso fuertes dolores en las piernas.
La herencia (en un alto porcentaje), el sobrepeso y la inactividad física pueden desembocar en serios problemas de circulación sanguínea que, más allá de producir inflamación en tobillos y pies, dilatan las venas de las piernas hasta agrandarse y hacerse visibles con un cambio en la coloración de la piel.
Cerca del 50 por ciento de las personas mayores de 40 años, en el mundo, sufren algún grado de várice, mientras que el 20 por ciento de ellas han desarrollado una enfermedad más severa.
Así mismo, se estima que el uno por ciento tiene úlceras venosas, como resultado de complicaciones tardías.
Mujeres y hombres están expuestos.
No obstante ellas son más vulnerables debido al consumo de hormonas y a los anticonceptivos orales.
Más allá de la vanidad Es un error creer que sólo se trata de un problema estético.
Descuidar su tratamiento puede hacer que se propaguen, obstaculizando la vida laboral y social y, en el peor de los casos, generando complicaciones.
Las várices más comunes son la tromboflebitis (cuando un coágulo o trombo se aloja en una vena; puede ser superficial o profunda.
Esta última puede desembocar en el bloqueo de la arteria pulmonar), la varicorragia, o sangrado de la várice, y las úlceras varicosas, entre otras.
¿Cómo se previenen?
- La salud antes que la moda: utilice calzado cómodo y ligero. Cuando pueda hacerlo, permanezca descalzo o camine sobre las puntas de los pies mientras mueve y estira constantemente las piernas.
- Siéntese erguido, preferiblemente en un asiento rígido, y apoye las piernas en el suelo, no las deje en el aire.
- Al menos tres veces por semana practique actividad física o deporte, como nadar, trotar suavemente, montar en bicicleta, caminar y subir y bajar gradas o escaleras.
- No existe un régimen alimentario capaz de impedir la aparición de esta deficiencia circulatoria, pero controlar el peso y tener una dieta balanceada, rica en fibra y líquidos (especialmente agua), le ayudará a mantenerse saludable.
Absténgase de…
- Exponer con frecuencia las piernas a ambientes húmedos y calurosos, como los saunas; depilarse con cera o tomar baños de agua caliente: estos factores propician la acumulación de sangre en las venas.
- Levantar objetos muy pesados, así como usar zapatos de tacón alto y fajas o ropa muy ajustada, que dificultan la buena circulación.
- Tener un estilo de vida sedentario, fumar o abusar del alcohol.
- Permanecer mucho tiempo (sentado o de pie ) en la misma posición, pues la sangre se estanca.
- Una regla de oro a seguir es que, a pesar de los tratamientos que existen contra las várices, es mejor prevenirlas que tener que lamentarlas.
Cómo tratarlas
Lo más aconsejable es que aquellas personas afectadas por este mal consulten a un médico especialista, para evitar complicaciones.
Aunque se los ofrezcan con todos los argumentos posibles, no existen, en el mercado, medicamentos capaces de curar las
venas varicosas. La única forma de corregirlas es con un tratamiento médico y quirúrgico, como los siguientes:
- Cirugía: es recomendada en casos severos, y aunque no tiene contraindicaciones, el beneficio se aprecia a largo plazo. Esta suele comple-
mentarse con la escleroterapia.
- Escleroterapia: es un procedimiento con inyecciones en los vasos sanguíneos pequeños que requiere de varias sesiones.
Debe ser aplicado por un especialista.
Tomado de Redaccion Salud El portafolio.co


Publicar un comentario