Siete consejos para desintoxicar el cuerpo

0 comentarios


1. Es recomendable tomar zumo de limón en ayunas por una semana para limpiar el aparato digestivo y depurar las toxinas del cuerpo. Este jugo también ayuda a calmar los síntomas de la indigestión, como el ardor de estómago, los eructos y la hinchazón del abdomen. Asimismo, el ácido cítrico de esta fruta impide la formación de cálculos renales y vesiculares.
2. Tomar alrededor de 2 litros de agua al día (sola o en infusiones) ayuda con el proceso de limpieza y eliminación de toxinas, además reduce el riesgo de sufrir infecciones en las vías urinarias, ya que las mantiene limpias. Esta cantidad de agua también es buena para la piel porque la mantiene hidratada, sana y más elástica.
3. Las carnes blancas (pescado, pollo o pavo) son bajas en grasas y aportarán las proteínas necesarias para el cuerpo. Es mejor consumirlas asadas, sin adiciones de salsa y sin piel, pues de esta manera se reduce el colesterol que puede aportar. Gracias a su fácil digestión, es ideal para las personas con problemas estomacales y de colon.
4. Incrementar el consumo de frutas durante el día para disminuir la sensación de hambre y aportar vitaminas y minerales. Es importante elegir frutas con un contenido bajo en azúcar (sandía, manzana, pera y piña, entre otras); por su parte, el banano, las uvas y el mango no son tan recomendables. Hay que tener en cuenta que lo más adecuado es consumirlas a media mañana y a media tarde, sin abusar de su ingesta diaria.
5. Incluir verduras en la comida, preferiblemente crudas y sin adiciones de salsas o aceites. Estos alimentos carecen de grasas, es decir que nos ayudan a disminuir el colesterol y los triglicéridos en la sangre. Además, contienen antioxidantes que nos protegen de enfermedades cardiovasculares y de algunas relacionadas con la degeneración del sistema nervioso.
6. La leche de soya contiene lecitina, una sustancia que evita problemas cardiacos y ayuda a mantener las arterias limpias. Esta leche posee una cantidad menor de nutrientes en comparación con la de vaca, por lo cual es aconsejable alternarla con otras leches vegetales, como la de almendras, que contiene un alto porcentaje en fibra y ayuda a proteger la pared intestinal (sobre todo a nivel del colon).
7. Evitar el consumo de alimentos fritos, ya que incrementan los triglicéridos y el colesterol. Igualmente, se deben dejar a un lado las harinas refinadas, ya que carecen de nutrientes, contienen muchas calorías vacías y aumentan el hambre. Por último, se debe evitar el licor, el cigarrillo, el aceite, las harinas y el azúcar.
Toamdo de: Redaccion Salud El Espectador
 


Publicar un comentario